“La Casa que Sangra” muestra el dolor y la violencia en ojos del fotoperiodista Yael Martínez

642
Foto: Melanie Isahmar Torres Melo

Melanie Isahmar Torres Melo

Un retrato del México adolorido, de la dimensión humana del dolor y de cómo la vida es trastocada por las violaciones graves a derechos humanos, eso es lo que significa el proyecto fotográfico “La Casa que Sangra”, del fotoperiodista Yael Martínez.

Así lo consideró el rector de la Universidad Iberoamericana campus Puebla, Mario Ernesto Patrón, quien destacó el sentido íntimo de la obra, que permiten imaginar el dolor del homicidio, de la desaparición, del duelo frente a la incógnita.

“El concepto de la casa que sangra es este espacio que es penetrado por la violencia, tanto física como emocional y espiritualmente”, comentó Yael Martínez, fotoperiodista guerrerense que fue galardonado con el segundo lugar del World Press Photo en la categoría de proyectos a largo plazo por este material.

Al presentar el fotolibro con la versión extensa del proyecto, Yael Martínez narró haber dedicado 6 años a documentar la desaparición forzada en México a través de su caso particular y de algunos casos más en Guerrero.

Fue en 2013, a raíz del asesinato de uno de sus cuñados y la desaparición de otro de ellos, que el proyecto de Yael detonó y se vio motivado a externar el sentir de su familia y a su vez, el de miles de familias que buscan a un ser querido.

“Lo que traté de hacer fue crear imágenes para aterrizar sentimientos de dolor, de incertidumbre y todo lo que padecen las familias que atraviesan por una situación de este tipo”, explicó Yael, quien consideró que este proyecto sirvió como una catarisis para su familia, pero también lo es en la colectividad.

Para Yael, “La casa que sangra” fue un proceso largo, dificil de comprender y en el que, de manera implícita, se describe un luto interminable, así como una pequeña luz de esperanza, misma que desearía se viera más cercana.